El movimiento puede ser plasmado en nuestras imágenes mediante el barrido o las exposiciones largas (baja velocidad de obturación). De esta forma, al fotografiar la escena durante un período largo de tiempo, los objetos en movimiento se plasman en diversas ubicaciones, creando una estela que nos dará esa sensación.